Agentes de la Ertzaintza detuvieron el pasado viernes a cuatro hombres en Irun tras haber golpeado a una persona causándole lesiones graves y haberla retenido contra su voluntad. A los arrestados se les imputan tres presuntos delitos: lesiones, amenazas y detención ilegal, y desde el Juzgado de Guardia de Irun se decretó ayer su ingreso en prisión.

Los hechos sucedieron a media tarde, cuando un ertzaina fuera de servicio fue testigo de cómo sacaban a una persona maniatada de un inmueble de Irun y la introducían a la fuerza en un vehículo. El agente alertó de lo sucedido y, asimismo, realizó un seguimiento a los sospechosos.

Minutos después, el automóvil fue interceptado en la propia localidad por patrullas de la Ertzaintza. Los y las agentes pudieron comprobar que en el suelo de la parte trasera del monovolumen había un hombre ensangrentado, con lesiones visibles en el rostro y con las manos atadas a la espalda.

Además, dentro del vehículo había otras cuatro personas que fueron detenidas. El herido, tras recibir una primera atención sanitaria en el lugar, fue trasladado al hospital comarcal del Bidasoa donde quedó ingresado, hasta el día de ayer.

Tres posibles delitos

Por su parte, la Ertzain-etxea de Irun inició una investigación para aclarar todas las circunstancias que rodeaban a este suceso. Las averiguaciones realizadas y las evidencias obtenidas han llevado a imputar a los arrestados un presunto delito de detención ilegal, así como otro por amenazas, y un tercero por lesiones.

Las y los agentes realizaron la correspondiente inspección ocular en el piso de Irun en el que el herido fue agredido. Allí se localizaron diversas evidencias como cinta de embalar con la que fue maniatado este, un cuchillo y los teléfonos móviles que portaban tanto la víctima como los cuatro arrestados.

Asimismo, también se realizó una inspección ocular en el citado vehículo, donde se encontraron varias cartulinas y unas botellas con productos químicos que se aplicarían para, supuestamente, convertir las cartulinas en billetes de curso legal.

A la vista de estas evidencias, se ha determinado que uno de los posibles motivos por los que la víctima recibió la paliza pudiera ser la utilización de estos objetos para cometer un tipo de estafa conocida como wash-wash, o estafa de los billetes tintados.

Una vez finalizadas las diligencias policiales, los cuatro detenidos, de 29, 34, 41 y 62 años de edad, fueron puestos ayer, lunes, a disposición judicial del Juzgado de Guardia de Irun, donde se decretó su ingreso en prisión.